El farmacéutico murciano Pablo Conesa investigador principal de la patente de un fármaco para pacientes oncológicos

Han participado investigadores de la Universidad Católica de Murcia, el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria y la Universidad de Granada.

Investigadores de la Universidad Católica de Murcia y el Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB), y de la Universidad de Granada, han presentado un nuevo fármaco antitumoral, cuyos ensayos clínicos comenzarán en próximas fechas a escala mundial en pacientes oncológicos, tras el éxito de las investigaciones in vitro y en animales. Los estudios realizados en ratones confirman la actividad antitumoral de un antidepresivo

Mediante técnicas de química computacional en supercomputadores, los investigadores han rastreado diferentes fármacos y han encontrado un nuevo uso para el fármaco antidepresivo imipramina como inhibidor de la fascina1, una proteína cuya sobreexpresión se asocia con cánceres colorrectales y de mama con muy mal pronóstico y que, en la mayor parte de los casos no disponen de una terapia antitumoral específica. Empleando modelos animales de pez y roedor, los investigadores han comprobado que, bloqueando la fascina1 con imipramina, estas células tumorales se vuelven menos invasoras y menos metastásicas.

Tras el descubrimiento de este nuevo uso de la imipramina, se comenzaron a desarrollar pruebas in vitro y el éxito observado en modelos de pez cebra llevó a los investigadores a proteger sus hallazgos con una patente. Los estudios posteriores realizados en modelos de invasión en ratón han confirmado la actividad antitumoral de este fármaco. Próximamente se comenzará a trabajar en ensayos clínicos en pacientes oncológicos de la Región, gracias a los fondos obtenidos a través de una convocatoria del Instituto de Salud Carlos III.

Además, a través de la OTRI Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación de la Universidad Católica de Murcia, se ha tramitado la licencia de la patente a la empresa americana ‘Ennaid Therapeutics’, lo que permitirá continuar con los ensayos clínicos y su explotación comercial no sólo en Europa como hasta ahora, sino también en EEUU, Canadá, Australia y Japón.

El desarrollo de esta patente ha sido posible gracias a Pablo Conesa, como investigador principal, del Hospital Universitario Santa Lucía de Cartagena y jefe de grupo del IMIB y Horacio Pérez, miembro del Grupo de Investigación BIO-HPC de la UCAM, junto a los investigadores de la Universidad de Granada Irene Luque, Javier Ruiz y José Cristóbal Martínez. También han trabajado del IMIB Manuel Bernabé, María Luisa Cayuela, Ángel Bernabé, Juan Cabezas y Francisco José Nicolás; y de la UCAM, Silvia Montoro y Begoña Alburquerque.