La farmacia murciana, sinónimo de compromiso social

El 21 de noviembre se celebró la rueda de prensa de presentación del 15 aniversario de la implantación de los ‘puntos Sigre’ en las farmacias de la Región.

El 21 de noviembre se celebró la rueda de prensa de presentación del 15 aniversario de la implantación de los ‘puntos Sigre’ en las farmacias de la Región. En este sentido, la Región de Murcia crece por encima de la media nacional en el reciclaje de los residuos de envases y los restos de medicamentos, con un aumento del 3,51 por ciento en los últimos tres años, hasta situarse en 81,96 gramos por habitante. En representación del Colegió asistió la vocal de Titulares de Oficina de Farmacia, Juana Morales, para avalar la tónica del compromiso de la sociedad murciana que encuentra su catalizador en las farmacias de la Región.

El 85 por ciento de los hogares murcianos ha asumido el hábito de reciclar los medicamentos. Según el director general de Sigre, Juan Carlos Mampaso, en la Región de Murcia existen 561 puntos en otras tantas farmacias para efectuar la recogida selectiva de estos residuos, que se utilizan entre una y tres veces al año para el 73 por ciento de la población, y en más de siete ocasiones, para el diez por ciento de usuarios.

Según los datos de SIGRE, entidad sin ánimo de lucro en la que participan todos los agentes del sector farmacéutico -industria, distribución y farmacia- para garantizar el tratamiento medioambiental de los residuos de envases y los restos de medicamentos, con el reciclado de los materiales de envase depositados por los murcianos se ha conseguido en quince años que se hayan dejado de talar 13.590 árboles, así como el ahorro equivalente a 6,7 millones de litros de agua y 5,7 millones de Kw/h, evitado la emisión de 1.903 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente, Javier Celdrán, presente en la rueda de prensa, destacó que “cada vez somos más los que estamos concienciados y preocupados por preservar nuestro medio ambiente y los que nos dedicamos intensamente a promover que todos contribuyamos a su cuidado. Son sencillos gestos y, si los hacemos todos, lograremos grandes cosas”.

Juana Morales declaró que “la farmacia es el centro de un gran compromiso social, que supone un pacto del farmacéutico y de  la red de farmacias, con toda la sociedad.” Un pacto que, en Murcia, además, se ha puesto en negro sobre blanco,  firmando un convenio marco de colaboración con la Cátedra internacional de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de la UCAM, para  desarrollar un proceso riguroso que evaluará, en responsabilidad empresarial, a la que, sin duda, es la red de micropymes más numerosa de nuestra Región: la red de farmacias.

La reciente consideración de la farmacia española como Marca España, una Política de Estado cuyo objetivo es mejorar la imagen de nuestro país, demuestra que la farmacia española es parte del ADN nacional y uno de los servicios de los que nuestro País puede presumir.

Todo ello está vinculado a que las farmacias son empresas socialmente responsables.

“Nuestra red constituye un servicio cercano, social y equitativo. El ciudadano, viva donde viva, y durante los 365 días del año, las 24 horas, puede encontrar el mismo medicamento, a idéntico precio y condiciones de seguridad y garantía. Somos, por tanto, un  servicio de vertebración territorial, que forma parte esencial de cada calle, barrio, municipio y ciudad. Y SIGRE es parte esencial de este modelo”, asegura Morales.

Más de 62000 murcianos entran cada día a una farmacia. La farmacia comunitaria es un  punto de información al ciudadano, no sólo respecto al asesoramiento saniarioa/asistencial, sino también en materia medioambiental, para el correcto reciclado de los envases y restos de medicamentos de origen domiciliario. En este escenario, de protección del entorno, entra también la extensión de la receta electrónica al 100% del territorio regional, que mejora la prestación farmacéutica, por supuesto, pero igualmente es otra apuesta por la sostenibilidad económica y medioambiental.

Para potenciar este  compromiso  farmacéutico por cuidar de la salud de sus pacientes y del medio ambiente, se están consolidando las campañas de revisión  periódica del botiquín doméstico, para retirar los medicamentos caducados y los que ya no se necesiten. “En breve firmaremos un convenio regional para exportar esta iniciativa, que ya desarrollamos en Lorca y Archena, a toda la Región”, concluye Juana Morales. El profesional farmacéutico revisa y deposita en el puno SIGRE, los fármacos que ya no están prescritos en el tratamiento actual del paciente o   que están  caducados y profundiza en el conocimiento que tiene el paciente sobre los medicamentos que figuran en su botiquín.

Rueda de prensa